El concierto

El eminente pianista navarro don Joaquín Larregla, que hace algunos días vino á Santander, ha realizado una deliciosa excursión por los pintorescos pueblecillos de la provincia que lindan con los de Vizcaya, acompañado de nuestro querido amigo don José Rugama, admirando las hermosuras que la naturaleza ha derrochado por aquella región.

Durante su estancia allí, ha recibido el eminente pianista grandes muestras de deferencia de cuantas personas han tenido conocimientos de sus relevantes méritos y más grandes y expresivos han sido los que le han tributado en la casa del señor don Gregorio Sainz Trápaga, en la villa de Lanestosa, donde se organizó un concierto en el que había de lucir el señor Larregla sus excepcionales facultades de artista.

Muchas distinguidísimas familias acudieron á la casa de los señores de Sainz Trápaga deseosos de oir al gran pianista, y por cierto que lograron su deseo á maravilla, pues la galantería y amabilidad del señor Larregla, fueron allí tan bien probadas que no escaseó el derroche de su talento y de su prodigiosa habilidad, tocando una tras otra multitud de hermosas composiciones, de los más famosos maestros algunas de ellas y suyas propias las más, números inspiradísimos estos, obras preciosas, que más le acreditaban aun de compositor tiernísimo y valiente que de ejecutante, y eso que la interpretación de todas ellas fué prodigiosa, magistral, tanto cmo pueden serlo ejecuciones de don Joaquín Larregla.

Sentimos mucho no recordar algunas de las muchas obras que allí tocó, ya muy conocidas y aplaudidas parte de ellas, y sentimos también no poder citar nombres de las elegantes damas que honraron la casa de los señores de Sainz Trápaga para admirar el genio musical de Larregla.

Solo diremos que la distinguída señora de don Gregorio Sainz Trápaga obsequió á todos los concurrentes haciendo los honores de la casa con la proverbial amabilidad que la distingue, que el señor Larregla recibió muchas felicitaciones y agasajos y que en la villa de La Nestosa quedará para siempre el recuerdo grato de la excursión realizada por el eminente pianista á aquellos pueblos.

La Atalaya: diario de la mañana: Año IV Número 1332 - 10 de Septiembre de 1896.

“El 13 de Agosto en el discurso de cinco horas descargaron tres nublados un fuerte granizo en los términos de las villas de Treviana y Cuzcurrita, en la Rioja, cuya inmediata consecuencia fuer la total destrucción de la abundante cosecha de vino, que ya contaban segura aquellos activos labradores; pero particularmente en el segundo pueblo cayeron tantas piedras del tamaño de nueces que dejaron en el estado más triste la hermosa llanura de viñas que se extiende hasta el de Cihuri.

Gazeta del Gobierno de México de 30 de Noviembre de 1810.

Cartas interceptadas del general Thouvenot, gobernador de Vizcaya, al mariscal duque de Dalmacia.

I. S. Sebastián 10 de Julio de 1810. "Señor mariscal: el general Dumountier ha salido de Vitoria el 7 con los cazadores de la Guardia, dirigiéndose á Lanestosa por Valmaseda.- Un parte que acabo de recibir del general Avril con fecha de 8 del corriente, no contiene nada de nuevo sobre la posición del enemigo.- Una cuadrilla de bandidos entró en Durango al día siguiente de haber salido la guarnición.- Todas las compañías de bandoleros que se hallaban esparcidas, están en movimiento en el señorío de Vizcaya, y muchos mozos de las tres provincias han dexado sus pueblos.- Los insurgentes y los ingleses tienen, según creo, el proyecto de establecerse en Santoña.- Vitoria y Bilbao están tranquilas, y lo mismo San Sebastián.-

Soy con respeto & c. El general gobernador de Vizcaya, Pierre Thouvenot. 

 

DECLARACIÓN DE LOS LIBERALES DE LANESTOSA

Señores redactores de El Clamor Público.

Los que suscribimos, vecinos de esta Villa de Lanestosa, en la provincia de Vizcaya, nos tomamos la libertad de suplicar a Vds. se sirvan dar lugar en las columnas de su acreditado periódico á la respetuosa, á par sincera espresión de nuestros sentimientos en favor del doble enlace de la Reina y de su augusta Hermana con los infantes D. Francisco de Asís y don Enrique.

Como buenos y verdaderos españoles, acatamos con férvido entusiasmo la elección de esposo que S. M. se ha dignado hacer en el hijo mayor del infante don Francisco. Llevados de un sentimiento igual de españolismo puro, nuestros ardientes votos y deseos se dirigen á que también la infanta se digne compartir su tálamo con el esclarecido infante D. Enrique. Hacemos la debida justicia á las altas dotes y relevantes prendas que la mayoría de la nación admira en este; la opinión pública le designa por muchos y encomiables títulos acreedor a la mano de su augusta prima; palpables y notorias se presentan las inmensas ventajas que de esta doble boda han de surgir para nuestra querida patria; y cuando consideramos que á esta cuestión esclusivamente española pueda pretenderse despojarla de aquel carácter para dar entrada á combinaciones estranjeras que afecten nuestra nacionalidad é independencia, el dolor nos embarga, y un presentimiento fatal nos predomina. Por eso, sobre el recuerdo de los pasados y los presentes hechos, nos fuera muy sensible que la candidatura de Montpensier prevaleciera: con su triunfo se haría más poderosa aún cieta funesta influencia que anhelamos alejar de nuestro suelo.

Cuestión es esta trascendental y grande, en la que todos debemos ir acordes.

Lanestosa 8 de Setiembre de 1846.-

Ramón López y Trevilla.- Francisco Celestino Gutiérrez.- Zacarías M. y Castillón.- Lorenzo Edilla.- Manuel Madrazo.- José Antonio García de Villasuso.- Juan Manuel de la Lastra.- Antonio Fernández de la Hoz.- Manuel Sainz de la Lastra.- Vicente Sainz de la Lastra.- Manuel López.- Manuel de la Arena y López.

Por providencia del señor don José María Montemayor juez de primera instancia en Madrid, ante el escribano de número don Miguel María Sierra, se cita, llama y emplaza por término de 30 días contados desde la publicación de este aviso en la gaceta á las personas que en concepto de parientes se consideren con derecho al capital de 5.300 pesos fuertes, impuesto en los cinco gremios mayores de esta corte como dotación del patronato y capellanía de misas que en la iglesia de san Pedro de la villa de Lanestosa, en Vizcaya, fundó don Francisco Ortíz de Rozas, en una memoria que quiso se tuviese por parte del testamento que otorgó en la ciudad de Guadalajara de Indias, el 10 de Abril de 1801 ante don José Tomás Sandi escribano real en la misma para que dentro de dicho plazo comparezcan en el referido juzgado y escribanía con los documentos oportunos á ejercitar la acción que le convenga en el espediente que ha promovido don Juan del Hoyo, en representación de sus hijos menores don Francisco, don Faustino y don Mariano del Hoyo Ortíz de Rozas, con apercibimiento que pasado sin hacerlo les parara el perjuicio que haya lugar.

Diario de Avisos de Madrid, 9 de Marzo de 1844.

Lanestosa 16 de junio. Señores redactores del Eco del Comercio.- Muy señores mios: Al leer en el núm. 532 del periódico de vds. la contestación que da el alcalde de esta Villa á mi comunicación inserta en el núm. 521, he observado, que se ha separado en ella de la verdad, de la buena fe y del raciocinio que deben presidir en semejantes polémicas; que ha desfigurado y mutilado periodos de mis conceptos, inventando otros, invadiendo el velado campo de las intenciones. No quiero que se me crea por mi dicho. Su exactitud ha de resultar del cotejo imparcial  que cualquiera puede hacer de mi comunicación con la contestación del indicado alcalde. Si se ha servido de tan reprobados medios para sacar consecuencias á su placer, forzoso me es refutarle, siguiendo en lo posible el órden desordenado con que hábilmente ha presentado sus ideas. 

Powered by mod LCA
Ir Arriba
Template by JoomlaShine