CAPÍTULO 24.

La Concordia de 1630

...Hay en Vizcaya dos clases de población: una de caseríos dispersos en montañas y hondonadas; otra de casas agrupadas, formando calles y plazas. Cuando veáis pueblos compuestos de caseríos aislados, decid, sin temor de equivocaros, que aquel pueblo es una anteiglesia del Infanzonado ó tierra llana. Cuando veáis que forman calles, afirmad quese trata de una villa ó de la ciudad de Orduña, única que hay en Vizcaya, pues todos sabéis que se halla enclavada en territorio de la provincia de Alava, que por todas partes la rodea.

Pues bien: las anteiglesias contituyen la población antigua. En los primeros tiempos no había ninguna villa. Toda la población estaba repartida en caseríos diseminados. Todo era tierra llana.

Pero los moros acometían por el sur y los guipuzcoanos por oriente, y fué menester defender el territorio; y para ello se empezaron á fundar villas, ó sea, pueblos de casas agrupadas, defendidos con muros más ó menos resistentes, que pudieran servir de fortaleza; y se fundaron las villas de Valmaseda, Lanestosa, Marquina y Elorrio...

LANESTOSA

La villa de Lanestosa, que en las Juntas de Guernica tenía el voto y asiento veintiuno, ó sea el último entre villas y ciudades, se fundó con el Fuero de Logroño por D. Lope Díaz de Haro, Señor de Vizcaya, por privilegio, dado en Burgos á 6 de Junio, era de 1325, que corresponde al año de 1287, con el título de Fenestrosa.

Loading...

Maite Paliza Munduate. 2001. Univ. de Salamanca Fac. de Geografía e Historia

La obra del arquitecto Eloy Martínez del Valle en el País Vasco.

The buildings by the architect Eloy Martínez del Valle in the Basque Country.

LANESTOSA

Siendo una de las villas más antiguas del Señorío y enclavada en una de las rutas que comunicaban Castilla con el mar, Lanestosa debió contar desde fechas tempranas con servicio de farmacia, a pesar de lo reducido de su territorio y de su escaso volumen de población. Y de hecho sabemos que a principios del siglo XIX dos eran las boticas abiertas en la villa.

Pertenecía una de ellas a Don Juan Francisco Gallo, natural del valle de Soba. No sabemos, sin embargo, si éste tuvo alguna relación con el boticario Don Francísco Ortiz y Gallo que era quien atendía la única farmacia de Lanestosa a principios del siglo XX.

Había obtenido Don Francísco su Título de Licenciado en Madrid en 1881 y sabemos que para cuando se colegió en Bizkaia, ya había ejercido su profesión un año fuera de la provincia y otros 17 dentro de ella. Es probable, por tanto, que comenzara a trabajar en esta villa encartada desde aproximadamente 1882.

CAPITULO XXI

Lanestosa.

La villa de Lanestosa (Fenestrosa que de las dos maneras es nombrada en Escrituras antiguas) se halla edificada en una profunda encañada á la banda izquierda y á corta distancia de un arroyo y al extremo occidental del valle de Carranza perteneciente á las Encartaciones. Confina por el norte con la junta de Parayas, por el sur y oeste con el valle de Soba y por el este con el mencionado de Carranza. Dista diez leguas de Bilbao y cinco de Valmaseda, y siendo una de las villas antiguas de Vizcaya tenía entre ellas el último voto y asiento en las Juntas generales de Guernica, ignorándose el motivo.

Siendo Puebla, la dió fuero de Logroño y título de villa D. Lope Díaz de Haro, Señor de Vizcaya, por su privilegio expedido en Burgos el 6 de Junio de 1287, uniéndola y vinculándola para siempre con el Señorío; el cual fué confirmado: por D. Juan Nuñez de Lara, en Bermeo, el 26 de Julio de 1338; por el Conde D. Tello, en Burgos, el 11 de Mayo de 1366; por el rey D. Juan II y sus tutores, en Valladolid, el 5 de Abril de 1409 y en Tudela el 16 de Marzo de 1447, por D. Enrique IV, en Madrid, el 4 de Mayo de 1464; por los Reyes Católicos D. Fernando y D.ª Isabel, en Burgos, el 30 de Octubre de 1496; por doña Juana su hija en la misma cuidad, el 11 de Noviembre de 1551 y por D. Felipe II, en Madrid, el 12 de Junio de 1562.

Tiene una iglesia parroquial de la advocación de San Pedro Apóstol trasladada desde la otra banda del arroyo en el siglo XVI, la cual es de una nave de setenta y dos pies de longitud y veinticinco de latitud, con bóvedas, cuatro altares, una capilla, cincuenta sepulturas y torre cuadrada de frente: para su servicio había cuatro Beneficiados, dos de entera ración y los otros dos de media, nombrados en propiedad en virtud de exámen cuando pertenecía á la diócesis de Santander, y aunque era Patrona cedía todos los diezmos, por ser reducidos, á los mismos Beneficiados para su Congrúa de sustentación. Despues del arreglo parroquial solo hay un cura dotado en nuevecientas veinticinco pesetas y trecientas el culto. Su vecindario es reducido, habiendo sido edificadas la mayor parte de las casas en terreno propio de los Señores de Vizcaya, pues según escribe Sandobal en el Capítulo LXIX del Monasterio de San Millán, D.ª Tido, muger de D. Lope Iñiguez, cedió el año 1079 los collazos de Jenesta (lo mismo que colonos labradores tributarios) á D. Blas, Abad de dicho Monasterio.

Hay algunas edificios modernos de reciente construcción, donde algunos hijos del pueblo disfrutan los ahorros de muchos años de laboriosidad y trabajo.- Con el presente Capítulo queda terminada la descripción de las veintiun villas de Vizcaya.

Powered by mod LCA
Ir Arriba