EN LANESTOSA

DOS CONSEJOS DE GUERRA

En el salón de Consejos de la Jefatura de la primera división del Cuerpo de Ejército de Santander se han celebrado dos Consejos de Guerra, ante el Tribunal especial de Guerra, para ver y fallar la causa contra el cabo Tomás Cossío González, acusado del delito de traición militar, y contra el chofer Gonzalo García Oreña, acusado de insulto a un superior.

El tribunal, presidido por D. José Riego (como delegado del comisario de Guerra), estaba formado por D. Gregorio Roldán, D. José Quevedo, D. Apolinar Muriedas y el vocal técnico D. Victor Rivera Tovar, actuando de fiscal el letrado D. Lauro Ibáñez, estando encomendada la defensa al distinguido abogado D. Pantaleón Herrero, comandante de Artillería.

El fiscal consideró los hechos realizados por el primero de los procesados como constitutivos de delito de tentativa de traición militar, pidiendo para el mismo la pena de reclusión militar perpétua, fundamentando su acusación en haberse probado que el cabo Tomás Cossío intentó pasarse a las filas enemigas, no pudiendo llevar a término su propósito por haber sido detenido.

El defensor solicitó para su patrocinado la absolución, fundándose en que, según él, no existía tentativa de traición, puesto que el procesado no habíaejecutado ningún acto para realizarla y solamente había manifestado un deseo del que estaba arrepentido antes de ser detenido.

El Tribunal, de acuerdo con la petición fiscal, condenó a Tomás Cossío a la pena de reclusión militar perpétua, que deberá cumplir en un campo de internamiento de trabajo.

En la causa contra el segundo procesado, chofer Gonzalo García Oreña, instruida, como la anterior, por el capitán D. Antonio Herrería Samperio, el fiscal condenó al acusado a la pena de prisión militar correccional de seis meses y un día, por el delito de insulto a un superior.

Lanestosa 7 de mayo de 1937.

El Cantábrico: Diario de la mañana Año XLIII Número 14672 - 11 de mayo de 1937.

1937CONSEJOSDEGUERRA