Hasta la fecha es toda una incógnita por resolver la posibilidad de que por el valle del río Calera hubiera pasado un ramal de lo que pudo ser una calzada romana. De ser así, no sería desdeñable la idea de que por nuestra villa, o por sus inmediaciónes, hubiera restos de la misma sepultados a través de los tiempos.

Esta idea lleva rondando mucho tiempo en mi cabeza y revisando los datos que hay he considerado oportuno poner en conocimiento de nuestros lectores, aquellos que me han parecido mas esclarecedores, esto es, la revisión que se hace en el libro "Lanestosa", de Bizkaiko Foru Aldundia de 1987.

 Como se puede leer en la pag 54, dentro del epígrafe nº7 –Lanestosa, un municipio aislado- "Por más que el análisis de las vías romanas en Vizcaya deja de momento a un lado un conocimiento más preciso de la cuestión en buena parte de las Encartaciones, diversos indicios como el puente de La Calera del Prado abren una interrogante sobre la posibilidad de una vía que recorriera el valle del Calera procedente de Los Tornos".

 

Puente de La Calera del PradoMmm

Puente de La Calera del Prado.

"Por otro lado, las bases del puente sobre el río Cerneja, aguas arriba de Agüera, parecen ser también de época muy anterior al resto del puente, reedificado posiblemente en el s.XVI".

 

Puente de dos arcos sobre el ro CernejaMmm

Puente de dos arcos sobre el río Cerneja. 

 

Bases del puente sobre el ro CernejaMmm

Bases del puente sobre el río Cerneja.

"Incluso es posible apreciar en algunos desmontes inmediatos a la carretera actual de Bercedo a Los Tornos ciertos restos del camino empedrado; e incluso junto al mirador existente en lo alto del propio puerto existe un fragmento de un centenar de metros de longitud que continuaría en Mogosa, donde los restos del empedrado son notablemente más largos que los anteriores". Alguna vez he subido hasta el mirador de los Tornos y he intentado dar con estos restos descritos, pero no he encontrado nada. La referencia es tan vaga y yo tan miope... Eso sí, la investigación no ha hecho más que comenzar. El libro continua diciendo, "De corresponder tales restos a algún sistema viario romano, el mismo debió tener un carácter secundario respecto al eje viario que desde Flavióbriga (¿Castro Urdiales?, ¿Bilbao?. ¿Portugalete?, se dirigíera hacia Julióbriga (en las proximidaes de Reinosa) a través de Sopuerta, Valmaseda, Valle de Mena, Alto del Cabrio y cercanías de Villarcayo. Desde ese punto, posiblemente emplazamiento de Segontia Paramica se desgajaría un ramal hacia el norte que, discurriendo por la izquierda del río Cerneja, terminaría por confundir su trazado con el de la carretera actual de Los Tornos. Desde el puerto, descendería al Prado y La Calera del Prado para seguir el río hasta Valnera. A partir de este punto, las hipótesis se duplican: o bien continuaba paralelo al río, por la orilla derecha, o remontaba la Sierra de Ubal para llegar a Presa, Sancides, San Esteban, Concha y Ambasaguas (Karrantza) desde donde, por Molina y Venta La Perra seguiría hacia Riancho y Gibaja, en territorio cántabro, para continuar por el Valle del Asón.
Por lo tanto, resumiendo algunos datos expuestos hasta aquí, tenemos; una calzada romana que une seguramente Castro Urdiales (Flavióbriga) con Reinosa (Julióbriga), las bases del puente del río Cerneja posiblemente de época romana, restos de un camino empedrado en la carretera de Agüera al mirador de Los Tornos, restos de empedrado en las proximidades del mirador y, por último, un puente, posiblemente romano, en el pueblo de La Calera del Prado (Karrantza).
Además hay que añadir que "con la creación de la villa de Lanestosa, avanzadilla estratégica de Vizcaya, el camino Laredo-Bercedo iría ganando importancia. A finales del s.XV, la Universidad de Mulateros, Viandantes y Recueros, de las Merindades de Castilla la Vieja solicita a los Reyes Católicos una información de los caminos malos, puentes y calzadas derrumbadas con la intención de proceder a su recomposición. El proyecto preveía la aportación de 20.000 maravedís por parte de 50 vecinos de Lanestosa y aunque no llegaron a buen término los propósitos de restauración, el informe en cuestión nos permite reconstruir con bastante precisión su trazado. Así, desde Villasante (Burgos), el camino alcanzaba Agüera y se dirigía al Ventorrillo para descender suavemente a Los Tornos. Desde el puerto salvaba el desnivel hasta La Calera a través de un camino zigzagueante cuya denominación en el proyecto –"cendero enhiesto"- no deja lugar a dudas sobre lo dificultoso del tramo Los Tornos-Prado. Continuaría luego por la orilla izquierda del Calera hasta las proximidades de La Ventilla para pasar a la margen derecha y dirigirse a La Pared y a Elaza por donde discurría pegado al abrupto de la Sierra de Pando en suave desnivel hasta las proximidades de Ramales. Su recorrido actual en este último tramo es perfectamente identificable y practicable hoy en día, apreciándose las de asentamiento de la calzada".
Por último, tenemos además, un proyecto del s.XV que pretende rehabilitar dicho trayecto. Es decir, seguramente el trazado de un camino que ya debía de estar siendo utilizado mucho tiempo atrás del año 1.500. También sabemos que el tramo que va del mirador de Los Tornos hasta El Prado se denominaba –cendero enhiesto-, y que uno de los primeros nombres de Lanestosa fue Hiniesta o Hiniestrosa (lugar con abundante retama). Y para terminar, el camino que va desde las Cuevas Covalanas hasta Ramales era una antigua calzada que todavía se conserva.

 

Restos de la calzada romanaMmm

Restos de la calzada romana.

 

Texto y fotos: Patxi Ortíz Gutiérrez.

Fuentes: Libro Lanestosa, Bizkaiko Foru Aldundia, 1987.