El concierto

El eminente pianista navarro don Joaquín Larregla, que hace algunos días vino á Santander, ha realizado una deliciosa excursión por los pintorescos pueblecillos de la provincia que lindan con los de Vizcaya, acompañado de nuestro querido amigo don José Rugama, admirando las hermosuras que la naturaleza ha derrochado por aquella región.

Durante su estancia allí, ha recibido el eminente pianista grandes muestras de deferencia de cuantas personas han tenido conocimientos de sus relevantes méritos y más grandes y expresivos han sido los que le han tributado en la casa del señor don Gregorio Sainz Trápaga, en la villa de Lanestosa, donde se organizó un concierto en el que había de lucir el señor Larregla sus excepcionales facultades de artista.

Muchas distinguidísimas familias acudieron á la casa de los señores de Sainz Trápaga deseosos de oir al gran pianista, y por cierto que lograron su deseo á maravilla, pues la galantería y amabilidad del señor Larregla, fueron allí tan bien probadas que no escaseó el derroche de su talento y de su prodigiosa habilidad, tocando una tras otra multitud de hermosas composiciones, de los más famosos maestros algunas de ellas y suyas propias las más, números inspiradísimos estos, obras preciosas, que más le acreditaban aun de compositor tiernísimo y valiente que de ejecutante, y eso que la interpretación de todas ellas fué prodigiosa, magistral, tanto cmo pueden serlo ejecuciones de don Joaquín Larregla.

Sentimos mucho no recordar algunas de las muchas obras que allí tocó, ya muy conocidas y aplaudidas parte de ellas, y sentimos también no poder citar nombres de las elegantes damas que honraron la casa de los señores de Sainz Trápaga para admirar el genio musical de Larregla.

Solo diremos que la distinguída señora de don Gregorio Sainz Trápaga obsequió á todos los concurrentes haciendo los honores de la casa con la proverbial amabilidad que la distingue, que el señor Larregla recibió muchas felicitaciones y agasajos y que en la villa de La Nestosa quedará para siempre el recuerdo grato de la excursión realizada por el eminente pianista á aquellos pueblos.

La Atalaya: diario de la mañana: Año IV Número 1332 - 10 de Septiembre de 1896.

1896elconcierto1

1896elconcierto2