NOBILIARIO DE LOS REINOS Y SEÑORIOS DE ESPAÑA, D. FRANCISCO PIFERRER, MADRID 1859.

2247. Lamarque de Novoa. Hay en Sevilla un ilustre linage del apellido Lamarque enlazado con el de Novoa: y habiéndose ya tratado de este con alguna estension en el curso de esta obra, nos ceñimos á dar aqui una sucinta reseña del de Lamarque. Este linage es originario de Francia; pero hace ya muchos siglos que también es conocido en España, y tuvo muy antiguo solar en el valle de Carranza, lugar de Lanestosa.

Sus ilustres hijos pasaron de los confines de Francia á España á dar ausilio al rey de Navarra Don Enrique contra el moro Muley-Aben: y á pesar de que el ejército cristiano constaba de valientes campeones, como en aquel tiempo lo eran los Figueredos, los Moscosos y los Salcedos, los Lamarques no desmerecieron el aprecio y 

Lamarque de Novoam-136Lamarque de Novoavalentía que tenían tan acreditada. Rui Fon Lamarque fué el que, dejando su casa solariega de Lanestosa, se presentó al rey de Navarra ofreciéndole sus servicios para la guerra que se estaba preparando contra el moro; y el comendador Gonzalo Ayala en nombre del rey le recibió, poniendo bajo sus órdenes parte de la tropa cristiana. Casó con Doña Constanza Salvatierra, ilustre señora vizcaína, descendiente de la casa y palacio de los Langaricas, en el mismo reino de Navarra; y de esta noble alianza descendieron algunos caballeros que fueron á las cruzadas de la Tierra Santa. Rodrigo y Jaime Lamarque asistieron á la grande asamblea que se reunió el año 1413, para tratar de las disidencias de Vizcaya y Navarra, sobre la ocupacion de algunos pueblos que aun estaban en poder de los moros por lo inespugnable de sus atrincheramientos; y en ella fué donde para animar y escitar á los indecisos y menos arrojados, esclamó Rodrigo Lamarque delante del rey y ricos-homes: Si la santa cruz no defendemos y por ella la sangre no vertemos, ¿qué cristianos somos? á las armas, señor y vizcainos. Y por ello el piadosísimo rey Don Juan le concedió una cruz roja, con una espada, con que acrecentara sus blasones.

Estendiéronse los hijos de la casa de Lamarque en Santander y Castilla, distinguiéndose en todas partes con proezas y hazañas propias de su ilustre nacimiento. No habia batalla que se preparase contra los moros en que ellos no fuesen los primeros. Hay quien, ascendiendo á tiempos que la memoria no alcanza, los hacelamarque06-136Lamarque. oriundos de las Galias, dándoles por timbre el apellido con que se les conocía de los guerreros Lamarquines.
Contrajo esta casa alianza de parentesco con las primeras familias de Vizcaya y Navarra: Don Juan Lamarque Gomez Santillan, por los años de 1618, obtuvo el cargo de alcalde, que desempeñó después repetidas veces, y solamente se daba a personas de notoria hidalguía.
Una linea de esta casa pasó al Nuevo Mundo, y se lee que Don Luis Lamarque se halló en la memorable espedicion en que Hernan-Cortés mandó incendiar las goletas para animar a sus tropas á vencer ó morir, no dejándoles ningun recurso ni esperanza de salvacion mas que la victoria.
Con el trascurso de los siglos y en tiempos no muy remotos, muchas ramas de la casa de Lamarque se han establecido promiscuamente en ambas naciones, pasando unas de nuestra patria á Francia y otras de Francia á LAMARQUE-136España. De una de estas últimas procede la noble familia de Lamarque establecida en Sevilla, como queda espresado al principio de este número y aparece en los apuntes genealógicos.
Las armas que ostenta son: Escudo partido; el 1º cortado, 1º de oro y una cabeza de caballo negra; bordura de azur dentellada, partido de gules y una espada alta de plata, 2º de oro y un arco bandado con su flecha de sable, que es de Lamarque; el 2º mantelado, 1º de gules y águila de oro; 2º de este metal y castillo de gules, 3º de plata y leon tambien de gules, que es de Novoa (1).
(1) Manuscritos existentes en la real biblioteca de esta corte - D´Eschavannes, Armorial Universal, varias veces citado en esta obra - Documentos auténticos que obran en el archivo de la casa Lamarque de Novoa, en Sevilla.

NOBILIARIO DE LOS REINOS Y SEÑORIOS DE ESPAÑA, D. FRANCISCO PIFERRER, MADRID 1859.