LIMPIAS 10 de Abril. Después de un riguroso invierno, en que estas gentes sufrieron toda clase de privaciones, vino el mes de marzo sumamente benigno, y continúa abril del mismo modo, hasta el punto de echarse ya de menos el agua. Las labores preparatorias han podido hacerse bien con este buen tiempo, y solo será precisa la lluvia para entrar en la sementera. Con este motivo, los brazos han empezado á ocuparse, que bien lo habían menester para aliviar algún tanto la miseria estrema en que les tenía sumidos la pérdida de las cosechas el año último, y la escesiva carestía de los artículos necesarios á la vida. Pan, vino, maíz, aceite, aluvias, todo estaba y continúa por las nubes, y con tendencia a subir, pues las existencias no se reponen. Así el maíz ha llegado hasta 50 rs. la fanega, las aluvias á 84. la libra de pan á 8 cuartos, y un mediano pan de segunda á 7. 

Entretanto los ayuntamientos nada hacen ó muy poco, debiéndose sin embargo citar con elogio el celo del alcalde del inmediato pueblo de Rasines, que, secundando las miras del gobernador, ha distribuido entre aquellos vecinos 900 arrobas de patatas y 1.500 fanegas de maíz, para que las siembren, con la obligación de devolverlas á la cosecha.

Sobre todo, lo que hace falta es que se promuevan obras públicas, si este país no se ha de convertir en una segunda Galicia, porque los recursos van faltando en proporción de que crece la carestía. El camino que se abre por Carranza para Bilbao ocupa ya bastantes brazos; pero desde el límite de Vizcaya á Ramales hay una legua que el goberno debiera inmediatamente poner en construcción, para unir con aquel el de la Cabada. Sabemos que esta legua fué ya estudiada por el ingeniero Mayo en 1848, quien presentó por entonces sus trabajos concluidos, que no han merecido aún la aprobación de la dirección general. Tiempo era este muy oportuno de que se sacasen á la luz, hallándose como se halla el contratista dispuesto á emprender la obra tan pronto como se le ordene. La conclusión de esta interesantísima línea de Bilbao á Santander, exija también que la dirección se decidiese sobre la ría del Astillero, y si se ha fijado ya en puente colgado, que se fijen sus condiciones; cosa que se halla en discusión y estudio hace ya años.

Por la parte de la costa se ejecuta, aunque con lentitud, el camino que desde Laredo se dirige á Castro y Somorostro; solamente se activa esta última sección, de forma, que en la legua que desde Somorostro está haciendo el señorio, Castro se encuentra muy pronto con una comunicación directa con Bilbao. No sucederá así á Laredo, que tiene que vencer el terrible monte de Caudín, y que echar un puente sobre la ría de Oriñon, empresas muy superiores á sus recursos, si el gobierno ó la diputación no las auxilian.

Desde Laredo, con dirección á la Cabada y Santander, nada ó bien poco es lo que han hecho. El camino debe atravesar la ría de Limpias en el punto de Stretz, y esta será siempre una dificultad magna, aunque no creemos que se piense en puente de barcas ni de otra especie, que cortase la navegación de dicha ría, y sí solo en una buena barca, que pueda conducir caballerías y carros.

En Limpias hay pendientes unas obras de muelles, que su estinguida junta había comenzado, y aunque el gobierno tiene mandado que secontinúen y el ingeniero las ha visitado ya, todavía no llega el momento anhelado de verlas en acción. Al mismo tiempo tiene el gobierno mandado que se estudien y propongan las demás obras que puedan continuar aquellas. 

Una de las novedades de este país es el establecimiento de un correo diario entre Bilbao y Santander pasando por Ramales, en donde se enlazará con el de Castilla á Laredo. Ramales es el punto de intersección de ambas carreteras y el llamado á obtener una administración. Mientras no se concluya el camino de Carranza, el correo subirá á Villasante para desde allí bajar por Mena y todo el país encartado, que hoy carece de comunicaciones directas con el interior. Laredo y Castro parece que se empeñaban en que pasase por allí este correo; pero sería sacrificarles al interés general del país que visiblemente está por la dirección acordada. A más de que no habiendo camino en la Trasmiera, ni aún entre Laredo y Castro, y habiendo que atravesar las dos rías de Limpias y Oriñon, se puede calcular las dificultades que embarazarían su marcha.

Otra novedad, es que nos ha invadido la fiebre minera; todo el mundo quiere hacerse rico á poca costa, y el país entero está en ebullición. Todo procede de dos minas, la una de zinc y la otra de plomo que hacia la parte de Lanestosa se han empezado á trabajar y que han dado ya muy buenos productos á los negociadores, sobre todo en Madrid, mientras los dan reales y positivos como deberá suceder, pues de la primera mineral se ha hecho ya una contrata de trescientos mil quintales que en el espacio de tres años deben ponerse en este puerto. De toda esta animación con que hoy se denuncian minas de todas clases, puede ser que algo quede.

 La España, Madrid 16 de Abril de 1854