LA NESTOSA 9 de Mayo.- Por corruptela y no por fuero el ayuntamiento que cesaba en esta Villa nombraba al que le había de suceder. Convencida la mayoría de vecinos de la misma de los perjuicios que la irrogaba y podía irrogar la formación de su municipalidad por un sistema de elección tan injusto, tan absurdo, tan inconveniente y tan contrario á la razón y á la esperiencia, solicitó y obtuvo una órden del gobierno en el año 1841, previa la instrucción del oportuno espediente, para que el nombramiento de sus concejales se hiciese por la ley general que relativamente á la materia regía en el reino. Esta forma de elección iba produciendo las ventajas consiguientes á su bondad, porque los cargos del ayuntamiento recaían en personas del más posible arraigo, de honradez, sin distinción de colores políticos, de juicio y de pureza acreditada. De cualidades tan recomendables se hallaban adornadas las que componían el existente á principios de julio próximo pasado.

Eco del Comercio Madrid 16 de Mayo de 1844-199Eco del Comercio, 16 de Mayo de                                 1844

No obstante, cuando su vecindario dormía tranquilo en su lecho descansando de las fatigas agrícolas, unos pocos individuos que pertenecían á las filas del pretendiente, y algunos apasionados suyos, ambiciosos del mundo que no habían obtenido ni podrían obtener por los medios legales, afectando un constitucionalismo que ha estado siempre muy distante de sus corazones, y que debe estarlo, si son firmes y constantes en sus opiniones, a menos que una razón diferente de la que les ha guiado hasta ahora, les presente como erróneas sus antiguas creencias políticas, se pronunciaron en favor del famoso programa del ministerio López, y crearon una junta de entre ellos mismos, la que al instante adoptó, como una de sus principales medidas, la disposición total del ayuntamiento, y el nombramiento de otro en que figuraban dos junteros que viven dedicados a los oficios de sastre y herrero, sin que se infiera de estas indicaciones que la posición social y la opinión política de esos pronunciados haya influido ni influya en mi ánimo para intentar rebajarles en lo más mínimo el concepto de que gozen entre sus convecinos. Por temperamento y por principios soy tolerante y popular, y por esperiencia conozco que en cualquier matiz político se encuentran hombres buenos y malos, considerados moral y civilmente. Así es que sin embargo de ser progresista, cuento, tanto en el partido llamado carlista como en el moderado, una porción de personas, á quienes por sus virtudes profeso el más sincero afecto. Este ayuntamiento, producto de una junta que no fue la espresión y voluntad de esta Villa (cuyo número de vecinos no escederá de 84), es el que en consecuencia de una real órden espedida por el ministerio Gonzalez Brabo, ha nombrado el que la ha reemplazado en ella para el corriente año.

Así es que no se ha estrañado que la alcaldía haya recaído en persona que no ha gozado de prestigio ni de las simpatías de la mayoría de su vecindario, puesto que no me ha honrado con su confianza, ni aun siquiera para el más ______ cargo de república, mientras que estos han procedido de su sola voluntad. Era de esperar que ese nuevo alcalde de semi-real órden, ya que no ha recibido del pueblo la investidura de tal, hubiera tratado de acreditarse y captar su benevolencia con sus actos públicos. Más por desgracia si sus intenciones van encaminadas á este fín, los resultados le son adversos. En un bando que ha publicado, padeciendo vaguedades, é incurriendo en la omisión muy reparable de no hablar cosa alguna de las palabras y acciones contrarias á la religión y á la moral prohibe que sin su permiso se baile en la plaza con tamboril en los días festivos, y permite que se haga esto con pandereta. Semejante disposición ha sido calificada de ridícula y caprichosa por los hombres sensatos y aun  por los sencillos labradores. Y a la verdad por más que se discurra para encontrar su ración ó fundamento, no podrá hallarse sin esposición á equivocaciones, sino en el laberinto de las conjeturas. Restituya el gobierno á esta Villa el imperio de la ley y la observancia de los artículos 5º y 70 de la Constitución, y tendrá alcaldes, que procurando su bienestar, no privarán á sus moradores de los recreos y placeres inocentes, que tanto contribuyen en este morigerado país á estrechar las relaciones entre sus habitantes, y al olvido y desaparición de las rencillas y rencores que los divide algunas veces por motivos triviales.- Francisco Celestino Gutiérrez. Eco del Comercio, Madrid 16 de Mayo de 1844.

Enlaces relacionados:

1844. LANESTOSA 29 DE MAYO. PERO HAY OTRAS COSAS QUE NO PUEDEN CONSENTIRSE, PORQUE OFENDEN LA MORAL Y BUENAS COSTUMBRES, Y AFECTAN TRISTEMENTE Á LOS HONRADOS PADRES DE FAMILIA. (II)

1844. LANESTOSA 16 DE JUNIO. ES UNA FALSEDAD QUE YO HAYA FINGIDO NO ENTENDER, Y DADO UNA INTERPRETACÍON TORCIDA AL BANDO, OBJETO DE MI COMUNICACIÓN. (III)