Castro Urdiales (Santander). 20 de enero.- A juzgar por las disposiciones adoptadas por las autoridades de la provincia inmediata de Vizcaya, hay motivos fundados para creer que se trata de levantar alguna partida carlista en las Encartaciones. Solo así se esplica la salida de Bilbao del brigadier don Castor Andechaga, con alguna fuerza de migueletes, y su presentación en el valle de Carranza, con objeto de hacer varias prisiones, que ha efectuado, regresando después con los presos á aquel punto. Creemos que tenga relación con este suceso la prisión del alguacil del ayuntamiento de Sámano, correspondiente á este partido judicial, que ha ejecutado este juez de primera instancia por disposición, según hemos entendido, del comisario de policía de Bilbao.

El peatón conductor de la correspondencia pública de Lanestosa á esta villa ha manifestado que en el miércoles último fué acometido en el valle de Villaverde por unos hombres armados, que pusieron en peligro su existencia con los tiros que le dispararon; pero como no se ha dicho posteriormente que haya aparecido ninguna fuerza sospechosa en el término de este partido judicial ni en la inmediaciones del mismo, se presume con bastante fundamento que el conductor de la correspondencia trató de justificar el retraso de su llegada á esta villa con su inverosímil manifestación, suponiendo que se vió obligado á tomar otro camino más largo para libertarse de sus verdaderos ó figurados perseguidores.

El Observador, Madrid 23 de Enero de 1849.