2015. Comerciantes españoles en los albores del Perú republicano. Entre la persecución y la supervivencia, 1824-1828. Dr. Jesús Ruiz de Gordejuela Urquijo.

el . Publicado en América

JESÚS RUIZ DE GORDEJUELA URQUIJO.Josu Ruiz de Gordejuela Urquijo

COMERCIANTES ESPAÑOLES EN LOS ALBORES DEL PERÚ REPUBLICANO.

ENTRE LA PERSECUCIÓN Y LA SUPERVIVENCIA, 1824-1828.

Jesús Ruiz de Gordejuela Urquijo. Universidad Rey Juan Carlos.

Artículo de la revista Histórica, Vol. 39, No. 1 (2015). ISSN: 0252-8894

Fundada en 1977, Histórica es la revista semestral de la sección de Historia del Departamento de Humanidades de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Publica trabajos de investigación, originales e inéditos, escritos en español, sobre la historia del Perú, la historia latinoamericana, de interés para el Perú y de teoría de la historia. Comprende tres secciones: artículos, notas y reseñas de libros.

1831. El día 13, precedido de aterradores relámpagos y truenos, sobrevino un gran aguacero, que haciendo salir de madre á un riachuelo que pasa cerca de Lanestosa, anegó muchas tierras destruyendo sus mieses, y se llevó árboles y cuanto halló en su curso.

el . Publicado en Crónica del siglo XIX

“El 13 de Agosto en el discurso de cinco horas descargaron tres nublados un fuerte granizo en los términos de las villas de Treviana y Cuzcurrita, en la Rioja, cuya inmediata consecuencia fuer la total destrucción de la abundante cosecha de vino, que ya contaban segura aquellos activos labradores; pero particularmente en el segundo pueblo cayeron tantas piedras del tamaño de nueces que dejaron en el estado más triste la hermosa llanura de viñas que se extiende hasta el de Cihuri.

Pero donde se sienten aún mayores daños parece ser en el Valle de Carranza. El mismo día 13, precedido de aterradores relámpagos y truenos, sobrevino un gran aguacero, que haciendo salir de madre á un riachuelo que pasa cerca de Lanestosa, anegó muchas tierras destruyendo sus mieses, y se llevó árboles y cuanto halló en su curso. Los vecinos de Carranza fueron más desgraciados: allí las aguas inutilizaron 15 presas, 9 molinos, con 41 piedras y todos los enseres de estos, y muchas fanegas de grano. Tres ferrerías quedaron en parte arruinadas, y la avenida se llevó unas 10 cargas de carbón, y como 19 quintales de vena. A estas dolorosas pérdidas, que arruinan algunas familias, se agrega la más sensible de haber perecido en un molino cuatro mujeres, y en otro un joven de 18 años; y sólo uno de estos cadáveres se había hallado el día 15 del corriente.

Otros varios puntos de la península han sufrido más o menos daños de resultas de tempestades; pero no han llegado noticias con que podamos detallarlos con exactitud.”

Gaceta de Madrid, 23 de Agosto de 1831.

El apellido "Sainz de la Lastra" de Lanestosa (Bizkaia).

el . Publicado en Escudos y Apellidos

 

SAINZ DE LA LASTRA

 

I.- Francisco Sainz de la Lastra y su esposa Isabel Martínez de Rozas, fueron vecinos del concejo cántabro de Santayana y padres de:

 

II.- Juan Sainz de la Lastra y Martínez de Rozasque casó con María Gómez de Helguera y Gutiérrez del Valle (hija de Manuel Gómez de Helguera y de Catalina Gutiérrez del Valle). Padres de:

 

III.- Francisco Antonio Sainz de la Lastra y Gómez de Helguera, nacido el 20-VI-1730 y bautizado a los tres días en la parroquia del lugar de Pilas (padrinos: Manuel Sainz de la Lastra, tío carnal del bautizado, y María Fernández de Trueba, vecinos de Pilas).

 

Pilas es un lugar cántabro cuya iglesia de Santa María fue construida en el siglo XII; del municipio de Soba; En el año 2008 contaba con una población de 17 habitantes. La localidad se encuentra a 400 metros de altitud sobre el nivel del mar, y a 5,5 kilómetros de la capital municipal, Veguilla.

 

Francisco Antonio se casó en la parroquia San Pedro del lugar de igual nombre, San Pedro, del Valle de Soba, el día 3-VI-1751, con Antonia Gutiérrez de Rozas y López de Pilas.

El apellido "de la Colina" de Lanestosa (Bizkaia).

el . Publicado en Escudos y Apellidos

 

DE LA COLINA

 

De Lanestosa, en Bizkaia, a Argentina, y a Sopuerta, donde abren botica.

 

I.- Diego de la Colina casó en la villa de Lanestosa, Bizkaia, con Lorenza Ortiz de Rozas. Padres de:

 

II.- Pedro de la Colina Prado y Ortiz de Rozas, bautizado el 10-VIII-1642 en Lanestosa, fue Regidor Capitular de Lanestosa en 1696 y 1712. Casó en 1670 con Teodora Cano Santisteban y Escudero de Rozas (hija de Juan Cano Santisteban y de María Escudero de Rozas; ambos de Lanestosa). Padres de:

 

III.- Mateo de la Colina Prado  y Cano Santisteban, bautizado el 23-XI-1693 en Lanestosa, de donde fue Regidor en 1721 y Alcalde en 1728. Casó en San Julián de Sangrices, Valle de Carranza (Bizkaia),  en 1724 con Manuela Escudero Gilón y Martínez de Cagiguera, nacida en Lanestosa en 1704 (hija de Juan Escudero Gilón y Sainz, y de María Martínez de Cagiguera, ambos de Lanestosa). Padres de, entre otros:

1897. Lanestosa, lugar de las montañas, quedó agregado á Bizkaia en el último tercio del siglo trece. J. de Labayru.

el . Publicado en General

panoramica-500Lanestosa

"El señorío de Bizcaya que en su estado primitivo solo se constituyó de tierra llana, esto es, de repúblicas ó anteiglesias esparcidas, contó desde el siglo trece otros tres componentes, y fueron: villas y ciudad, encartaciones y merindad de Durango.

Que la tierra encartada no disfrutó de las exenciones vizcaínas hasta que quedaron incluidas en el señorío, consta porque sus leyes de albedrío eran distintas de las de Bizcaya y consta también que fueron agregación ora de los señores particulares, ora de los reyes cuando el señorío recayó en la corona.

1899. Vergara. Benito Pérez Galdós. Episodios Nacionales. Tercera Serie. Capítulo X. Lanestosa, Febrero (1839).

el . Publicado en Las Guerras Carlistas

 
VERGARA-190Capítulo X. Del mismo al mismo. La Nestosa, Febrero (1839).
 
Chiquío: Allá te va más historia, y de la palpitante, de la que duele. Henos aquí refugiados en la villa de La Nestosa, donde hemos tenido que replegarnos todos con la familia menuda, batería de cocina y regular impedimenta de provisiones, huyendo del dios Marte, que se metió inopinadamente en nuestro valle de Mena, mandando primero por delante gavillas de facciosos, trayéndonos después dos divisiones del ejército del Norte, que iban al socorro de Balmaseda. Tan feo mohín vimos en la cara y entrecejo del citado dios de la guerra, que acordamos retirarnos por el foro, trasladándonos a la casa de Juan Antonio en La Nestosa, donde hemos esperado el resultado de los brillantes hechos de armas que han despejado aquel territorio, arrancando a Balmaseda de las garras del retroceso (así dice el alcalde de esta villa, el cual goza de merecida fama por la finura de su estilo).
 

1839. Cuartel general de Lanestosa. 27 de abril de 1839. Excmo. Sr. El conde de Luchana. Baldomero Espartero.

el . Publicado en Las Guerras Carlistas

Parte recibido en la secretaría de Estado y del despacho de la guerra.

Comandancia general de los ejércitos reunidos.- Secretaría de campaña.- Excmo. Sr.: Por mis anteriores comunicaciones se habrá enterado V. E. de que desde la eminencia del camino de los Tornos principiaban las cortaduras hechas por los rebeldes para impedir el paso. Allanadas cinco hasta este pueblo, practiqué varios reconocimientos á la vista de las fuerzas que ha reunido Maroto, para determinar el paso que ofreciese más conveniencia á fin de asegurar las comunicaciones, y para la ejecución de mi secundario proyecto en caso de que no aceptase la batalla que ya le he presentado en dos de dichos reconocimientos.